Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. (Frase del Quijote)
"No hay amor más sincero que el amor por la comida". (George Bernard Shaw )

Frase

Frase

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK
INDICE

miércoles, 24 de agosto de 2011

¡QUE APROVECHE!


Este post es de un blog de historia, y comer lo que se dice comer, el hombre lo ha estado haciendo desde que empezó a habitar el planeta. Y la gastronomía actual  por supuesto  es heredera de la de sus antecesores y  tiene que ver con las costumbres y gustos de épocas anteriores.
Lo tomé prestado del blog    DLT desdelaterraza  que si lo visitaís os quedaréis seguro.
Gracias por  los derechos de autor:)

¡QUE APROVECHE!

Con el desarrollo de la inteligencia y el nacimiento de la civilización la necesidad del ser humano por comer acabó convirtiéndose en un arte. Aprendió, primero, a cocer los alimentos, de modo que le resultaran más digestivos, después a cocinarlos de distintas formas para satisfacer el gusto. Nacía un nuevo arte: el culinario. El hombre había encontrado el modo de deleitarse comiendo.
Al desarrollo de este arte los hombres han destinado muchos esfuerzos. Algunos han conseguido tal éxito que su obra ha trascendido; pero tanto a los anónimos como a los notorios les rendimos homenaje a diario cuando nos sentamos a la mesa y paladeamos lo que un día inventaron.
En España fue notable el trabajo de Francisco Fernández Montiño, cocinero mayor de Felipe IV. Gran innovador, inventó incontables platos. En 1662 se editó su obra: “Arte de la cocina, pastelería, bizcochería y conservería”. Fuera de España, quien destaca sobre todos los demás es el francés Anselmo Brillat Savarin, cuyos apellidos han llegado a identificarse con el arte culinario. Abogado, magistrado y diputado, huyó de Francia en los tiempos del Terror. Fue un bon vivant, aunque no todos se lo reconocieran, y lo demostró con la publicación de su libro “Fisiología del gusto” en 1825, verdadero compendio del buen comer y vivir.
Mas el arte culinario necesita de compañero: el del buen yantar. No existiría aquél si no hubiese demanda de éste, pero con frecuencia el buen comer, el deleite que produce la moderación, se transforma en gula, una glotonería imparable de consecuencias inciertas.
El emperador Carlos V fue un gran comedor. Pese a su prognatismo, comió bien durante toda su vida. Ello fue causa de su insoportable gota, la que le llevo a decir en cierta ocasión: “Que bien dormiría yo sin Lutero y sin la gota”. En sus últimos años después de abdicar se instaló en Yuste, allí se dedicó a coleccionar y arreglar relojes, su gran afición, y a comer. Le preparaban la famosa “olla podrida”, cuyo sorprendente adjetivo es una corrupción de “poderosa” por la gran cantidad de ingredientes que contiene. Su apetito era insaciable. Dicen que un criado, desanimado, se atrevió a decirle al ver su constante insatisfacción: “No sé como complacer a vuestra majestad, como no sea haciendo un plato de relojes”.


Otras veces las consecuencias son fatales: el duque Luis de Vendôme, primo del rey de Francia Luis XIV, mariscal de campo, participaba en la Guerra de Sucesión española al servicio de la causa borbónica. De vida desordenada y licenciosa, se dio a los excesos. Se estableció en Vinaroz, población reconocida por la calidad de sus pescados y mariscos y, allí el 10 de junio de 1712 un empacho de langostinos le produjo una digestión tan pesada que no pudo hacerse otra cosa que enterrarle. Sus restos fueron sepultados en la iglesia parroquial de Vinaroz hasta que Felipe V, rey, ordenó el traslado de sus restos al Escorial, en cuyo panteón de infantes quedaron depositados.
En ocasiones el comensal no es el responsable de su fatal destino. El infante Alfonso de Castilla, hermanastro del rey Enrique IV al que la Historia ha venido a llamar “el Impotente”, fue proclamado rey en la farsa de Ávila. En la ciudad de las murallas se erigió un estrado. En él se colocó un muñeco de trapo, vistosamente vestido y con una corona sobre la cabeza. Representaba al rey Enrique. Don Juan Pacheco, marqués de Villena, que había servido antes al rey, ahora estaba enfrentado a él. Tenía gran influencia y la aprovechó: en presencia del infante Alfonso, el monigote que representaba al rey fue destronado y el infante proclamado rey. Ultrajado el rey en dicha función la guerra civil fue inevitable. En Olmedo se libró una batalla en 1.467, la segunda que ocurría en dicho lugar, con victoria de Enrique. Tras ella se pactó una tregua. Los planes del marqués se torcían. Para mantener su influencia trató de concertar el matrimonio de su hermano con Isabel, la hermanastra del rey, pero su hermano falleció. Al poco también murió el infante Alfonso. Hay dudas sobre quién ordenó su muerte. Se sospecha del marqués, pero no hay dudas sobre como murió. El infante, muy aficionado a comer empanados murió envenenado al comer unas truchas rebozadas.

Nota: Las causas que llevaron al episodio de “la farsa de Ávila” y el desenlace de las guerras civiles que la siguieron puede leerse en “Dos mujeres en guerra”.

8 comentarios:

  1. Mucho ha evolucionado la cocina desde aquellas épocas, pero el hecho histórico que más contribuyó a esa evolución fue sin duda el descubrimiento de América y la llegada al viejo continente de patatas, tomates, maíz, cacao...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hace días comentaba con unos amigos que si de repente nos dejaran la mente en blanco, si desaprendiéramos todo lo que han desarrollado las generaciones anteriores, no seríamos capaces de sobrevivir. ¿Cómo elaborar una sencilla pieza de pan? Cosechar el trigo u otro cereal, molerlo, amasarlo, hornearlo... En la alimentación y en todo lo concerniente a la vida en general, estamos apoyados en quines nos precedieron. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Fantástico. Alguna como la de los relojes la conocía. Me encantan este tipo de post. Nestor Lujan tenía un libro de la historia de la gastronomía genial (muy recomendable)
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena indudablemente el descubrimiento de nuevos alimentos revolucionó la gastronomía al incorporar nuevos sabores y oleres a la cocina.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola Francisco, efectivamente los avances tecnólogicos han cambiado el concepto de "Alimetarnos"
    Ya nadie hace el pan artesanalmente, ni las materias primas son las mismas. Seguramente como nos dices remontarnos hacia algunos años atras solo lo pueden hacer nuestros abuelos.
    Esto de los "gourmets" es tambien relativamente moderno
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A mi también me encanta esto de la historia de la gastronomia y de hecho tengo algunos libros. Por eso tomé este post porque también me encantan las anécdotas gastronómicas.
    Muchas gracias Fernando por pasarte. Como ves ando aun fuera del mundo virtual. Únicamente actualizo este blog, porque alimentarnos es algo cotidiano.

    ResponderEliminar
  7. Ha quedado perfecto. Me alegro que te haya gustado y también a tus lectores.
    Hace poco compre un libro sobre la gastronomía en la historia. Aún no lo he leído. Ya te daré la referencia del libro por si te interesa.
    Aparte de esto: con qué rapidez publicas. Los medallones de solomillo de la última receta deben estar para chuparse lo dedos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias DLT, por dejarme publicarlo y también por tu comentario. Si que publicamos mi hermana y yo normalmente a diario, porque comemos todos los días:) Nuestro blog es totalmente casero, humilde por y para la familia, y esto es lo que compartimos. Es lo que dejaremos de herencia a los hijos y nietos.
    Aun seguimos de vacaciones, pero hemos ido guardando muchas recetas y las voy subiendo. No se tarda nada.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita y comentarios. Bienvenidos a nuestra mesa.

Buen apetito

Buen apetito

Translate

Seguidores