Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. (Frase del Quijote)
"No hay amor más sincero que el amor por la comida". (George Bernard Shaw )

Frase

Frase

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK
INDICE

miércoles, 30 de diciembre de 2009

¿Por qué seguimos comiendo cuando estamos llenos?



JUDITH DE JORGE MADRID
Actualizado Martes , 29-12-09 a las 17 : 01

Comidas y cenas de Navidad, un plato tras otro, postres cargados de calorías y una interminable lista de dulces tradicionales. Nuestro estómago parece un saco sin fondo y seguimos comiendo aún estando saciados después de un banquete. Científicos norteamericanos creen conocer la causa de nuestro apetito infinito, una hormona, la grelina, que actúa sobre el cerebro para que no podamos negarnos a un nuevo bocado de un alimento que nos gusta, aunque sepamos que lo pagaremos con kilos de más. Al parecer, se trata de darnos «recompensas» que nos motiven a «seguir trabajando» en el futuro para obtenerlas. Los científicos ya habían vinculado previamente el aumento de la grelina a la satisfacción que se obtiene de la cocaína o el alcohol.
Los científicos también conocían que esta hormona es liberada por el estómago vacío en el torrente sanguíneo para llegar después al cerebro, donde produce la sensación de hambre. Pero ahora resulta que no sólo funciona cuando no tenemos nada en el buche. «Puede haber situaciones en las que nos vemos obligados a comer algo que nos gusta, incluso si estamos llenos, porque nuestro cerebro nos dice que debemos», explica Jeffrey Zigman, investigador del Centro Médico de la Universidad Southwstern de Dallas y uno de los autores del estudio, que será publicado en la revista Biological Psychiatry. Según dice, es una forma de darnos «recompensas» que nos motiven a enfrentarnos a otros aspectos más desagradables de la vida.
Recuerdos de placerPara el estudio, los investigadores realizaron dos pruebas estándar de comportamiento con ratones. En la primera, se evaluó si roedores plenamente saciados preferían una habitación ahora vacía donde en el pasado habían encontrado alimentos altos en grasa u otra en la que se les había ofrecido un menú menos apetecible. Los ratones a los que previamente se les había administrado grelina prefirieron el cuarto de las delicias que engordan. A sus compañeros sin esta hormona les daba igual. «Creemos que la grelina motivó que los ratones eligieran la habitación de la comida grasa porque recordaban lo que habían disfrutado», señalan los investigadores.
En la segunda prueba, los ratones debían meter la nariz en un agujero para recibir una bolita de comida rica en grasas. Los animales que no recibieron la grelina abandonaron mucho antes que el resto, empeñados en conseguir su «trofeo».
Los científicos creen que estas pruebas con ratones nos dicen mucho de nosotros mismos, ya que humanos y roedores comparten el mismo tipo de conexiones celulares en el cerebro y las hormonas, así como sistemas parecidos en los llamados «centros de placer» del cerebro. Así que si tiene remordimientos por comer de más, ya sabe, culpe a la grelina.

Fuente:
http://www.abc.es/20091229/ciencia-tecnologia-biologia-fisiologia/seguimos-comiendo-cuando-estamos-200912291205.html

6 comentarios:

  1. Pero vamos a ver, con esos manjares que no dejas de poner en fotos, cómo vamos a parar de comer.
    ¿Acaso tú puedes?
    ¡Ay Katy, qué rico está todo!
    Ese es mi mayor defecto, que todo me gusta, jajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo digo yo Elena y eso que tiro por lo light.Pero aún así en este bello país todo, absolutamente todo se celebra comiendo jajaja.. y yo que culpa tengo. A ver si inventan de una vez esta vacuna dichosa y poedemos forrarnos :-)
    Aun quedan unas cuanto hola y dioses, buenos deseos y entre ellos unos buenos bocados. Que le vamos a hacer.
    Ya vedrá Enero y el régimen, el colesterol etc.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Katy aprovecho que tengo un ratito para estar conectada y te mando un gran saludo para el año que está por comenzar. Aquí estaré para seguir viendo tus recetas y preparando algunas.
    Y te cuento que para esperar el 2010 estoy en busca de todos los ingredientes para preparar unos ricos tacos mexicanos!
    Que realmente comiences el año con toda la energía y buena onda.
    Saludos.
    Gabriela

    ResponderEliminar
  4. Es que todo esta bueno, Katy, yo no se si a esos pobres ratones con los que han experimentado le pusieron delante una de tus tartas, no se hubieran resistido por muy artos que estuvieran, lo mismo que nos ocurre a veces que estamos llenos y nos ofrecen algo que se mete por los ojos y no te resistes a probarlo, débiles que somos, que vamos a hacer, mientras la salud nos lo permita. Aprovecho para desearte un FELIZ AÑO NUEVO, y que venga lleno de tus buenas recetas para disfrute de todos. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Cordobesa por pasarte y me alegro que te gusten algunas de mis recetas. Los experimentos son experimentos y si yo fuera ratón no se si me habría resistido :) Pero ojalá fuese cierto. Yo preferría una vacuna que evitásemos engordar pero comiendo todo lo que nos gusta. Si no no tiene chiste.
    Cóm dice nuestra amiga Elena "Es que todo me gusta"
    Feliz Año y a disfrutar de las uvas que también son calóricas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Gabriela, uena idea esa de los tacos. Yo me dedicaré a los canapés, que me encanta cenar viendo la tele mientras esperamos las campanadas que anuncian ese nuevo año, eperando que el 2010 sea al menos como este año que paso. Como decía aquel "Virgencita que me quede como estoy"
    Besos y nos vemos el año que vieneeeeeee....

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita y comentarios. Bienvenidos a nuestra mesa.

Buen apetito

Buen apetito

Translate

Seguidores