Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. (Frase del Quijote)
"No hay amor más sincero que el amor por la comida". (George Bernard Shaw )

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK
INDICE

lunes, 8 de noviembre de 2010

Tampoco hay que pasarse


Para los que nos pasamos toda una vida cuidándonos. No pude resistirme subirlo al blog:)
Había una pareja de viejitos....Tenían 85 años cada uno y habían estado casados durante 60 años. Aunque no eran millonarios, su vida era cómoda porque eran muy cuidadosos con el dinero.
Se cuidaban mucho, mucho. Llevaban una vida muy sana, sobre todo porque la viejita se preocupaba costantemente de las comidas e insistía mucho en controlarse con las bebidas y de que siempre hicieran ejercicios adecuados.



A pesar de todos estos estos cuidados no pudieron evitar la muerte, que les sorprendió cuando viajaban en coche. Subieron directamente al cielo.
Les recibio San Pedro con un ángel que los llevó directamente a una mansión lujosamente amueblada, cubierta de oro las columnas y con paredes forradas de seda fina, la cocina con todo lujo de detalles lucía esplendida, una catarata natural caía sobre la piscina interior climatizada, una bóveda trasparente dejaba ver el día soleado adornaba la sala principal.
Una criada guapísima se dedicaba a deshacer el equipaje y preparando la casa para que no les faltara nada.
Estaban boquiabiertos, cuando San Pedro les dijo solemnemente:
- Bienvenidos al Paraíso, de ahora en adelante ésta será vuestra nueva residencia.
El viejito, asustado, le preguntó a San Pedro:
-¿Cuánto nos va a costar todo esto?- Nada, le contestó San Pedro, esto es vuestra recompensa por haber vivido como Dios manda.
El viejito miró por la ventana y ahí mismo vió un enorme campo de golf de clase suprema, mejor y más bonito que cualquiera jamás construido en la tierra.
- Y, ¿cuánto cuesta jugar en ése club de golf?, le preguntó a San Pedro.- Estamos en el Cielo, puedes jugar gratis todos los dias y, las veces que quieras.

Luego se fueron al restaurante del club del campo del golf y vieron una mesa cubierta de toda clase de comida imaginable: mariscos, carnes, postres exóticos, bebidas de todas clases.
- Ni me preguntes por eso, le dijo San Pedro, ¡¡todo es gratis!!.
El viejito vió todo aquello y, algo nervioso, le echó una mirada a su esposa y le preguntó a San Pedro:
- Bueno, ¿en dónde están las comidas dietéticas sin grasa y bajas en colesterol, el pan sin sal y todo lo demás? ¿Y el café descafeinado, la cerveza 0% y los refrescos SIN?- Lo mejor de todo esto es que podeis comer y beber todo lo que querais y cuanto querais, y nunca más engordareis, ni enfermareis. ¡¡¡Estais en el Paraíso!!!
- ¿Me estás diciendo que no es necesario hacer ejercicios de gimnasia?
- Solamente si tú quieres, le contestó San Pedro.
- ¿No tengo que chequearme ni el azúcar, ni la tensión arterial, ni nada de nada?- No, le contestó San Pedro, nunca jamás. Sólo tienes que disfrutar de todo, de la manera que más te plazca!
El viejito miró a su esposa y, muy enfadado, le dijo:
- "Tú y tus cereales de mierda ........
¡¡Pudimos haber llegado aquí hace diez años!! Asi ya que sabéis, cuidarse es sano, sanísimo , hacer deporte también, pero tampoco hay que pasarse. No sabemos el día ni la hora....

14 comentarios:

  1. Muy bueno Katy, yo pienso que hay que cuidarse pero sin pasarse, como decia Santa Teresa, cuando perdiz, perdiz y cuando penintencia.....penitencia.
    Y es que si no, seria monótono y aburrido.
    tiene que ser muy triste morir sano.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué historia más bonita y que verdad es. A veces nos obsesionamos tanto con cuidarnos, que solamente vivimos para ello y de vez en cuando hay que olvidarse y vivir. Yo pienso que hay que disfrutar de todo, comer de todo, siempre en su justa medida y no obsesionarnos tanto. Con la comida siempre estamos diciendo, esto no, porque engorda, de esto poco porque tiene mucha azúcar....... y antiguamente que comían de todo y estaban sanísimos. Cuántas personas mayores hay que llegan hasta los 90 ó más años y no tienen ni colesterol, ni azúcar, ni problemas de corazón etc.. etc.... y hartas de trabajar y ahora todos son achaques y males con edades muy tempranas y con muchos más adelantos que tenían ellos. No sé que es lo que está pasando. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno Contrapunto a mi me ha parecido supergracioso y con un fondo bastante real. Ahora hay mucha tontería en culto al cuerpo.
    "En el término medio está la virtud"
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Pili, tu comentario está lleno de verdades inrrefutables. Mi madre sin ir más lejosesta sana y jamás ha estado en una cama con 89 años que tiene. Y ha comido de todo pero con moderación. Ahí está a clave. Oasr hambre teniendo la comida delante es un absurdo. Claro que una vez declarada la enfermedad ya no queda más remedio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, pero qué gracia Katy, y qué razón tiene el viejito, jajaja.
    Es que a veces se nos va la olla con los cuidados desmedidos. De todas formas espero estar por aquí mucho tiempo aunque sea tomando sacarina o "azucarina" como decía mi hija cuando era pequeña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tu riéte. jajaja que eso mismo hice yo. Me ha encantado. Me lo ha mandado además una persona que lleva toda la vida cuidándose. Por eso me ha hecho más gracia aún. Esto, si, esta crema, este zumo etc. Una pasada.
    Soy de las que opino que comer a lo "bestia" es un error. Pero pasar hambre es otro, no habiendo necesidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo prefiero seguir cuidándome otros poquitos años antes de llegar al Paraíso. Pero también me gusta darme un "gustito gastronómico" de vez en cuando.
    Simpático cuento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. O sea Candi que que no eres de las que dice "No a todo"
    Bueno esta es una entrada de humor como no podía ser de ptra manera. Me pareció muy divertida y oportuna.
    El caso es que la vida sigue sin depender demasiado de lo que comamos o no:
    Un Beso

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, que digo bueno, ¡buenisimo!, jajajaja
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  10. Buenísimo Katy, cuántos hay que están en un extremo o en otro. Como siempre y para todo, lograr el equilibrio es lo mejor y lo más difícil!
    Cariños

    ResponderEliminar
  11. ja ja , buenísimo katy.

    es que está tan rica la comida que no me extraña lo que dijo el anciano je je

    ResponderEliminar
  12. Me encanta verte sonreír Nela. Está genial. El anciano se la guardó bien guardada.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Cris, nunca es beno irse a los extermos como dices. Hay que una de cal y otra de arena, para poder equilibrar la balanza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Pues está claro Fernando una buena comida rodeada de amigos, un buen vinito y una larga sobremesa junto a la consabida copa, café ( y puro para los fumadores) es de las cosas más gratificantes en la vida. Es casi ese paraiso.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita y comentarios. Bienvenidos a nuestra mesa.

Buen apetito

Buen apetito

Translate

Viajar por la gastronomia

Viajar por la gastronomia

Seguidores