Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.
Frase del Quijote

Frases 1

“Comer es una necesidad… Comer inteligentemente es un arte”
Francois de La Rochefoucauld
"No hay amor más sincero que el amor por la comida".
George Bernard Shaw

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK

TODAS NUESTRAS RECETAS EN UN SOLO CLICK
INDICE

jueves, 8 de septiembre de 2011

Higaditos de pollo encebollados


En casa la unica casquería que se come son los higaditos de pollo, el hígado de ternera y los callos a la Madrileña y tan solo por la mitad de los miembros de la familia.. Dicho esto os muestro la forma que tengo de hacerlos
El secreto de los higaditos es que tengan mucha cebolla

Higaditos de pollo encebollados

Ingredientes
½ kilo de higaditos de pollo
2 cebollas grandes
2 dientes de ajos
Aceite de oliva virgen
1cucharadita de pimentón dulce
Un poco de perejil picadito
½ vaso de vino rosado
Sal y pimienta

Preparación
Se limpian muy bien los higaditos se les quita la grasa, los nervios y se cortan en trozos no muy pequeños porque merman. En una cacerola ponemos aceite de oliva hasta cubrir el fondo y pochamos la cebolla cortada en aros finos hasta que esté transparente.


Añadimos el ajo, también picado menudo echamos los higadillos de pollo, añadimos la cucharada de pimentón y el perejil. Seguido revolvemos y dejamos unos minutos para echar el vaso de vino rosado joven, dejamos hacer despacio a fuego lento y tapados hasta que estén hechos.
Servimos con arroz blanco.
Podemos cortar la cebolla finamente como se muestra en la foto. A mi me gusta más así, aunque luce menos.

Sugerencia
Queda muy bien con unos huevos de codorniz que pondremos al final

15 comentarios:

  1. Cuando compro un pollo siempre los tiro desde ahora los probare como tu los preparas.

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy:

    Una sugerencia, yo suelo utilizar una mezcla de vino blanco, málaga y coñac, dejando reducir claro.
    Es uno de mis platos favoritos. A veces los preparo en vol au vent con huevo por encima, también muy ricos.
    feliz fin de

    ResponderEliminar
  3. Pues yo los preparo con ajo y perejil machacados, comino molido y vino. Están de rechupete.

    ¿Sabes? a mi padre le encantaba la cocina y los preparaba con un abundante sofrito de ajo, cebolla, pimiento verde y tomate, añadía vino y unas ramas de tomillo. Bautizó el plato con el nombre de "menudillo a la Adolfina" porque él se llamaba Adolfo. No veas qué ricos estaban.

    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me quedo con el higado empanado. A mi madre seguro que le encantarían los de pollo, los hacía con caldo y le prestaban mucho. Besinos.

    ResponderEliminar
  5. A ciertas edades, como se te ocurra ir al médico te lo prohíbe todo, pero no me digas que no es un bocado suculento un poco de hígado. ¡Buen provecho, tú que puedes!

    ResponderEliminar
  6. No hay que abusar. Yo compro siempre 250 gms, y lo hago cada tres meses o así. Es que a mi marido le encanta y el no tiene colesterol como yo:)
    Bss Trini

    ResponderEliminar
  7. Gracias poe el consejo Fernando, seguro estará muy rico así con esa mezcla:) Pero ya con el huevo es una bomba para mi colesterol.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Buena combinación también Elena. Pero aqui la cebolla les chifla. A veces cuando tengo perejil se lo pongo como en la foto:)
    Tenía un tiesto y se lo comieron los bichos.
    El de tu padre es muy original, gracias por compartiro. El nuestro era un cocinillas también.

    ResponderEliminar
  9. Hola Labidú realmewnte este es un clásico universal. Generalmente gusta a todos. El empanado recién hecho está delicioso también. A los niños les gusta más.
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco puedo Francisco. Tengo que cuidar mi colesterol hereditario. Con 36 años ya tenia. Así que lo pruebo, pero no voy a dejar de hacerlo y castigar a mi marido que para más inri lo tiene bajo, ya no te digo normal.
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Cómo que a veces tienes perejil. A ver, una cocinera de tu categoría debe tener siempre perejil, y para ello sigue estos pasos:
    Cuando vayas al mercado pides perejil, y cuando llegues a casa lo lavas, lo escurres, lo picas con las tijeras y lo introduces en un bote de cristal y lo congelas.
    Cuando necesites perejil sólo tienes que rascar con un tenedor o cuchillo y se desprenderá la cantidad deseada.
    Así siempre tendrás perejil, jajajaja...

    ResponderEliminar
  12. Miurala que graciosa, hasta allí llego. Pero yo hablaba del fresco, del recién cortado. Congelado tengo y seco también,. Siento decirte alma cándida que no sabe lo mismo ni luce igual. Pero en fin he de reconocer que no lo tengo en un tarro de cristal sino en una bolsa de plástico:(
    COnsejo asumido Gracias
    Bss

    ResponderEliminar
  13. No hay de qué, para eso estamos.
    Jajajajaja..., que me desorino, jajajaja...

    ResponderEliminar
  14. Amiga Katy, gracias por tus platos, son tan hermosos a la vista, que yo que estoy en Canarias recibo el OLOR, y con él, hasta siento el SABOR. Gracias por compartir, ¡¡que se muera el colesterol!!, pero no me lo pierdo....
    Un abrazo por compartir.
    Jecego.

    ResponderEliminar
  15. Eso mismo digo yo Isidro, que el cuidarse no es sinónimo de privarse de todo. Ya nos privarán cuando nos toque.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita y comentarios. Bienvenidos a nuestra mesa.

Buen apetito

Buen apetito

Translate

Viajar por la gastronomia

Viajar por la gastronomia

Seguidores